miércoles, 10 de mayo de 2017

Escape a la bodega del diablo


 
 
El mítico Casillero del Diablo
Ya sea que fueras un explorador nato en búsqueda de nuevas experiencias, un aficionado al vino o un amante de la cultura que gravita entorno a la bebida de los dioses, una visita a Santiago de Chile se presenta como una tremenda oportunidad para hacer enoturismo en uno de los viñedos más privilegiados del mundo para la producción del Cabernet Sauvignon, que es la variedad de uva más cultivada en el globo para la producción de vino tinto, pues es la más aristocrática y además es muy versátil para adaptarse a diferentes regiones y climas.


A una hora de Santiago, se encuentra la bodega Concha y Toro, nada menos que la primera marca global de Chile, sus instalaciones están abiertas al público de lunes a domingo de 10:00 a 17:10, cerrando en feriados de relevancia nacional, los mismos se pueden verificar en su página web:

www.conchaytoro.com

también mediante su web se debe reservar uno de los dos tours que se encuentran disponibles, el Tradicional que tiene un costo promedio de 20 dólares por persona y el Marqués de Casa Concha con un costo promedio de 36 dólares por persona, mediante la web se debe indicar el día, la fecha, el idioma (los tours se encuentran disponibles en inglés, español y portugués), el número de visitantes y listo, recibirás un mail con los datos detallados de tu reserva.
Residencia de Verano de Don Melchor
Una vez en la bodega y previo paso por la boletería, deberás concentrarte en la plaza Don Melchor para iniciar el tour elegido, ambos inician de la siguiente manera:

Primer paso, paseo por los jardines que fueron creados por un paisajista francés para acompañar la residencia de verano de Don Melchor, a la que solo se puede acceder a sus exteriores por ser una casa patrimonial, la misma fue edificada en 1876 en el punto más alto del terreno y tiene un estilo victoriano inglés con influencia italiana.


Jardín de las variedades
Segundo Paso, vista al jardín de las variedades, se trata de un muestrario de las 26 variedades de uva que se cultivan en todo Chile, en época de vendimia (de febrero a marzo), se pueden degustar las vides directamente de las plantas. Finalmente se tiene una vista panorámica del viñedo compuesto por 68 hectáreas y siete parcelas (6 de Cabernet Sauvignon y 1 de Cabernet Franc), producción que se destina a la elaboración de Don Melchor, uno de los primeros grandes vinos del nuevo mundo. 


Tercer paso, obsequio a cada visitante de una copa gravada con la marca Concha y Toro y degustación de vino blanco.

Performance en el interior de la Bodega del Diablo
Cuarto paso, visita a las modernas bodegas de guarda en las que se añeja vino en barricas de roble a temperatura y humedad controlada de manera artificial. Seguidamente viene el cherry de la torta, se descienden unos 4 metros bajo tierra para realizar una visita a la mítica y legendaria Bodega del Diablo, en la que serás encerrado por unos minutos para experimenta una especular puesta en escena (apta para cardiacos), en la que sentirás la presencia del mitológico personaje que se dice reina en el averno y de paso aprenderás sobre la leyenda del vino que ha hecho famoso en todos los confines del planeta al Casillero del Diablo.


Esta parte de bodega tiene la singularidad de que utiliza un método muy antiguo para el control de la temperatura y la humedad, alberga 800 barricas de roble destinados a la producción de Don Melchor. A un costado de esta se accede a los exteriores de la bodega original, se trata del centenario “Casillero del Diablo” en el que se guarda celosamente bajo llave 3600 botellas de la Reserva Especial de la Familia, al fondo del casillero se aprecia imponente la silueta del Diablo vigilante, a esta producción solo tiene acceso el presidente de Concha y Toro.

Quinto paso, degustación y valoración de dos varietales de vino tinto de gama media y fin del tour Tradicional.

Sexto paso, se ingresa a una sala de cata para la valoración guiada por un sommelier de cuatro varietales del vino Marqués de Casa Concha (Sauvignon Blanc, Chardonay, Merlot y Cabernet Sauvignon), se acompañan con un maridaje de 4 tipos de quesos (Grana Padano, Gruyere, Etorki y BricK), luego de redimir los sentidos en una experiencia sublime se da por finalizado el tour y de yapa te obsequien la tabla en la que te sirvieron los quesos. 
 
Tabla de quesos
Una vez liberado del protocolo, estarás de nuevo en la Plaza Don Melchor, dependiendo de la  hora y si hay hambre en la filas, puedes dirigirte al Bar de Vinos que se encuentra en la plaza misma, en sus dos ambientes de salón cerrado y terraza, podrás disfrutas de suculentos maridajes con algunos de los más selectos vinos de la bodega, esto con una notable ecuación precio-calidad.

Para cerrar la visita con broche de oro, debes ingresar a su tienda de vinos que ofrece prácticamente todo su portafolio de vinos, incluidas algunas ediciones limitadas, si te interesa ampliar tus conocimientos en la materia podrás adquirir libros y revistas. Finalmente para los amantes de la marca se oferta una extensa variedad de souvenirs de línea propia.

Datos de interés
Traslado
Se puede contratar un transfer privado con ida, espera y retorno al hotel desde 110 dólares, la opción más económica es tomar el transporte público, debes de abordar la línea 4 del metro de Santiago hasta la estación Las Mercedes, luego puede tomar un taxi que te deje en la viña o tomar los metrobús 73, 80 u 81, para que en unos 10 minutos desciendas en Pirque, a unos metros de la bodega.

Indumentaria y cuando visitar la bodega
Es preferible hacerlo en primavera o verano, debe de llevarse ropa cómoda y zapatillas para caminar, usar gafas de sol y gorro o protector solar.
Imprescindible.
Una cámara con buena resolución para inmortalizar el momento y mucha predisposición para experimentar sensorialmente.
Duración de la visita
El tour más extenso es de dos horas, si se visita en Vino Bar y la Tienda, la estancia en la bodega es de aproximadamente cuatro horas.
Gastronomía

La cocina del restaurante cierra a las 16:30

Publicado originalmente en la Revista Extra del Diario Mayor El Deber, disponible en el siguiente link:

 
Cata Horizontal de Don Melchor



Performance en la Bodega del Diablo

 

miércoles, 6 de julio de 2016

A la conquista de la Vitis vinifera


 
Hace poco menos de un año recibí la provocación de mi amigo Pablo Laguna para armar un curso privado de cata de vinos, sin vacilar mucho decidí aventurarme en tan lúdico proyecto, por lo que durante los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2015, me reserve las noches de los días lunes para sumergirme en el mundo del vino.
 

El “War Room”  y por ende “sala de cata”, siempre fue la sala de la casa de Pablo, quien no solamente fue un excelente anfitrión, sino que además se encargó de seleccionar a un grupo heterogéneo de interesados que tenían dos cosas en común: el gusto por el vino y el deseo de ampliar sus conocimientos en la materia.

Arme una ruta crítica de varios encuentros, que se sucedieron más o menos de la siguiente manera:
 
  • En una primera etapa nos sumergimos en la historia del vino, revisando sus orígenes en la antigüedad y como esto se vio reflejado en el arte, la medicina y la mitología durante siglos.
  • En una segunda etapa revisamos la literatura, los avances científicos, las técnicas modernas de vinificación y los tipos de vinos que son producidas en los cuatro puntos cardinales del globo, valga decir los vinos del viejo y del nuevo mundo.
     
En catas horizontales y verticales valoramos los tradicionales vinos tranquilos: tintos, rosados y blancos.  Pero además valoramos vinos  en sus versiones “gasificados” y “espumantes”,  y en contrapartida los “late harvest” y “fortificados”.
En cada uno de los encuentros llevamos a cabo un maridaje, por lo que también tuvimos experiencias gastronómicas sublimes.



Al termino del curso nos percatamos que sin pretenderlo, “el vino nos había hermanado” y como toda buena familia no podíamos simplemente decirnos; “adiós y suerte en la vida”, por lo que nos hemos constituido en una “fraternidad”, a la fecha hemos realizado varias catas y maridajes para ampliar de manera conjunta nuestro abanico de conocimientos vitivinícolas y gastronómicos.
En el último cónclave nos lazamos a valorar los vinos del viejo mundo, para la ocasión el maridaje estuvo bajo la tutela de Pablo Laguna, quien nos preparó un exquisito lomo de “Cerdo en reducción de Malbec” y “Patatas al Romero”. Al finalizar la ardua jornada, por unanimidad llegamos a la conclusión de que todavía nos queda mucho camino por recorrer, así que hay frater pa rato.

Texto: Romano Paz

jueves, 23 de abril de 2015

¿Quién me ha robado el Mes de Abril?


En Mar de las Pampas, con
un Malbec Campos de Solana
El título de la presente entrada, es copia fiel del rótulo de una canción de antología de Joaquín Sabina, el mismo obedece a una metáfora planteada por el cantautor y hace referencia al mes en que explota la primavera en el hemisferio norte, estación del año, que entre muchas otras cosas representa el renacimiento de la vida luego de haber concluido el gélido invierno.


Esta estación es muy importante para las vides, pues durante la primavera, tal cual ave fénix, estas se renuevan y despiertan de su profundo letargo para comenzar el ciclo de la brotación y floración, que culminara con la cuaja, que es el momento en que las flores son polinizadas y se forma el fruto de la uva, que en la caso de la vitivinicultura, serán cosechadas de manera tempranera, medianera o tardía, fenómeno que ha de variar en función a múltiples factores, por citar algunos; el tipo de cepa, el tipo de vino a elaborar, la ubicación geográfica del viñedo, etc.



Pasandola Supreme con Dayliana
La vendimia se lleva a cabo entre el verano y el otoño, quedando las vides sin frutos para recibir el invierno, estación que terminara desojandolas por completo debido al viento y las precipitaciones pluviales, cumpliéndose de esta manera simbólicamente el ciclo natural de vida, pues todo; nace, crece, se reproduce y muere.

En Pinamar, tomando Malbec´s de Argentina y Bolivia

A ello se debe que de VID, derive VIDA y que para los griegos, Dionisio, haya sido el dios de la vendimia y el vino, pues es la divinidad que inspira la locura ritual y el éxtasis, la dimesión dionisiaca del ser, que se antepone a su dimensión Apolínea, que es la faceta racional, pues Apolo en la mitología griega, es el dios de la luz y la verdad, es decir la racionalidad.

Para no dejar pasar la ocasión, les hago recuerdo que en otra entrada vimos que el vocablo latín de AQUA VITAE significa AGUA DE VIDA, brebaje que desde tiempos inmemoriales se obtiene destilando vino, por lo que tambien se le conoce como el Espíritu del Vino, en la actualidad acostumbramos referirnos a este tipo de aguardientes como; Brandy, Coñac. Armañac, Singani, Pisco, Grappa, etc.

Cata de Rutini en TANTA

Tomando Altos del Plata en Pinamar

En este sentido, cerrando la metáfora, si dejamos que nos roben el mes abril, habremos perdido nuestros sueños y el futuro. No en balde Dante afirma en su Divina Comedia que en la puertas del infierno está escrita en mayúsculas la siguiente frase; ¡¡¡Abandonad toda esperanza, aquéllos que entráis en este lugar!!!

Se nos va el mes abril, pero renovamos nuestro compromiso con la vid, el aqua vid y fundamentalmente con la VIDA. Gracias al apoyo del IC Norte, catamos algunos de los mejores Whisky´s disponibles en el mercado boliviano, también debo agradecer el apoyo de la empresa AJ Vierci con la que catamos algunos de los mejores vino argentinos, entre los que debo destacar los vinos Terrazas de los Andes en sus varietales Malbec y Cabernet, quienes por azares del destino fueron mis caballos  de batalla en mis últimas vacaciones familiares de fin de año en la playa de Pinamar-Argentina.


Texto: Romano Paz



Staff Training para Personal de Los Tajibos, con Paola y Alvaro


miércoles, 22 de abril de 2015

Cata Vertical de Don Melchor 2011, 2010 y 2009



Debo reconocer que de un buen tiempo a esta parte, he vivido algunas de mis experiencia vitivinícolas más sublimes en compañía de Carlos Suárez, amigo con el que compartimos un profundo apego por el mundo del vino y la cultura que gira en torno a la bebida de los Dioses, quien es propietario del Restaurante Michelangelo y que además hace unos meses fue acreditado como Brand Ambassador de Don Melchor en Bolivia, por lo que resulta virtualmente imposible no pasar noches épicas y memorables en su compañía, jornadas en las que es imprescindible una grata compañía, la gastronomía ítalo boliviana, música sublime, el bueno vino y el sello personal de Carlos.


Transcurría un apacible lunes 20 de abril cuando recibí la llamada de Carlos, me comento que la primera semana del mes en curso se había ausentado a Chile para visitar algunos de los viñedos de Concha y Toro, por lo había resuelto llevar a cabo una Cata Vertical de Don Melchor al día siguiente, invitándome a ser partícipe de la misma, ante la irresistible propuesta, de inmediato confirme mi asistencia al corro vitivinícola.



A las 19:59 del martes 21 de abril ya me zapateaba la lengua, por lo que un minuto antes de la hora prevista para el cónclave, me anuncie en la recepción con la ilusión de ser uno de los primeros comensales en arribar a la cita (ya saben, la hora boliviana siempre va retrasada con unos treinta minutos respecto a la hora oficial), incómoda fue mi sorpresa al descubrir que había una sola silla vacía, ¡la mía!, así que con premura me incorpore al grupo y me predispuse a disfrutar de la velada.


Mientras nos deleitábamos con una Sparkling Brut de Casillero de Diablo, con precisión alemana Carlos Suárez dio inicio a la Cata Vertical comentándonos que tendríamos la primicia de catar las primeras botellas de Don Melchor 2011 que recién saldrán al mercado a finales de mayo del presente año, y que además la Vertical sería con las añadas 2010 y 2009, sin embargo como antesala, el Export Manager Juan Pablo Consiglio nos dio los siguientes interesantes datos:

·


  • Don Melchor es uno de los primeros Grandes Vinos del Nuevo Mundo
  • Concha y Toro No tienen embajador de Don Melchor en Todos los países, solo tiene en Panamá y Bolivia
  • Las dos botellas de la añada 2011 a ser valoradas, se habían extraído directamente del lote que se encontraba en estiva, por lo que se habían etiquetado a mano de manera exclusiva para la ocasión
  • La Bodega Concha y Toro es una de las más importantes del mundo y sus vinos  encuentran presentes en más de 140 países.
  • La primera cosecha de Don Melchor fue en 1987, por lo que con la añada del 2011, van 25 cosechas en el mercado.
  • Carlos Suárez es uno de los pocos que tiene la colección completa de todas las añadas de Don Melchor.

 

En la Antesala de la Vertical, Juan Pablo Consiglio y Carlos Suárez nos explicaron la ubicación geográfica de las 7 Parcelas (6 de cabernet Sauvignon y 1 de Cabernet Franc) que componen el viñedo de Puente Alto, La edad estimada de las vides (más de treinta años), las diferencias térmicas durante el día y la noche, la influencia de los factores climáticos con sus estaciones bien marcadas, además de la importancia de tener un suelo pobre y pedregoso para que las vides se esfuercen y den uvas de alta calidad, con una gran concentración de taninos y azucares fermentables. Características todas, que de acuerdo a nuestros expositores, hacen del viñedo de Puente Alto el mejor de Chile y uno de los mejores del mundo para cultivar Cabernet Sauvignon.  

Finalmente llego la parte lúdica y dionisiaca de la noche, la valoración organoléptica de los vinos en cuestión, que previamente habían sido decantados.



Don Melchor Cabernet Sauvignon 2009 (94 puntos by Wine Spectator 2013), A la vista se presento de un color rubí intenso con matices acobrados, en nariz presentaba poca fruta roja madura y resaltaban más el chocolate y el tabaco, además de notas amaderadas y algunas especias. En boca resulto ser un vino con un buen ataque, astringencia media, con una muy buena estructura, especiado, buena persistencia y un dejo de chocolate amargo.  


Don Melchor Cabernet Sauvignon 2010 (95 puntos by Wine Spectator 2014), A la vista se presento de un color rubí intenso y brilloso, en nariz se presentaba con fruta roja madura y sobre madura, con chocolate medio y un toque  tabaco, además de notas de vainilla y pimienta. En boca resulto ser un vino redondo, bien estructurado y elegante, se percibía bastante carnoso y su paso presentaba taninos medios que daba paso a  mermeladas negras, chocolate amargo, pimienta y un final lago.


Don Melchor Cabernet Sauvignon 2011 (la primicia y mi favorito de la noche), A la vista se presento de un color rojo rubí intenso, brilloso y de muy buen cuerpo, en nariz se percibía frutas negras maduras y sobre maduras, bastante tabaco y algo de eucalipto, se percibía bastante elegante y complejo. En boca era aterciopelado, con taninos medios que daban paso a frutas negras, frutas sobre maduras y mermeladas que se sucedían con notas terciarias de chocolate, tabaco y especias, un vino con gran concentración, buena persistencia  y complejo final. 


No se hizo ningún maridaje, pero hubo cena a la carta, postre, Late Harvest, buena vibra y mucha tertulia, pero; ¿cómo puede caber tanto en una sola redacción?

 

Hasta la próxima…


Texto: Romano Paz